Las cascadas del arroyo secreto

Un trayecto serpenteante de 5 km y pequeñas cascadas. Un paseo para el turista novato ávido de aventuras o para surcar las aguas en familia

Las Siete cascadas de Claromecó sorprenden al turista mientras se recorre en kayak o en bote el cauce del arroyo. Desde Puerto Mosquito, dónde se inicia la travesía, nos podemos sentir protagonistas de una película mientras aprendemos a dominar la embarcación.

Por la naturaleza del recorrido y las características del mismo, éste lugar es ideal tanto para aprender las primeras nociones para aventurarse en los deportes extremos (ok, no es tan extremo pero algunos sustos podemos llegar a darnos) o para disfrutar en familia.

El paisaje se brinda para disfrutar de la naturaleza, la fotografía y el avistaje de pájaros. Con un tramo de casi 5 kilómetros, el arroyo le brinda al visitante de la ciudad costera de Claromecó la posibilidad de desconectarse de la ciudad y aventurarse en un entorno más agreste.

En la zona predominan aves de todo tipo, que anidan a lo largo del curso de agua, y que ambientan con su canto nuestro viaje.

Si bien lo ideal es navegar en grupo (la navegación en varias embarcaciones resulta muy divertida), este curso de agua es perfecto para que los más chicos aprendan a remar.

Un lugar excelente lugar para iniciar a los chicos en la pesca: cuando la marea sube, el agua sube y baja acercando pejerreyes, lisas y hasta carpas (de las que nadan). Aunque, para los conocedores, el pez más preciado en la zona de la desembocadura es el lenguado.