Paseando entre lobos de mar y mariscos

Gran variedad en precios y platos exquisitos. Un lugar para probar los mejores mariscos del mundo y no quedarse con las ganas.

El Puerto de Mar del Plata es uno de los paseos típicos de esta ciudad con vida propia. Además de ser un agitado puerto comercial, es también un lugar que se puede recorrer a pie. Es común ver lobos marinos echados al sol, y sentir el olor característico de la pesca junto al panorama de barcos de color anaranjado.

Se encuentra dividido en dos sectores: el norte y el sur, el primero dividido en tres espigones y el segundo en un muelle para cruceros turísticos. puertom

En la zona hay restaurantes y un pequeño mercado de pescado, donde se venden productos frescos y comidas preparadas.

El Centro Comercial y Gastronómico del Puerto, es una buena opción para saborear los platos a base de pescados y mariscos. En este complejo se concentran restaurantes de todas las categorías que ofrecen exquisitos manjares
en platos especializados a base de pescados y mariscos.

Este centro comercial y gastronómico sin igual en la región ofrece al visitante la posibilidad de adquirir producto, preparados en conservas y recuerdos regionales.

Además se puede visitar la Gruta de Lourdes, la Reserva de Lobos Marinos, la parroquia de la Sagrada Familia, el monumento al Hombre de Mar y la Av. Juan B. Justo.

La Reserva de Lobos Marinos tiene como objetivo preservar al lobo marino de un pelo -animal declarado monumento histórico de la ciudad-, se encuentra ubicada en una playa de la costa interna de la escollera sur.

La lobería alberga ejemplares machos, es única en el mundo y alberga a cerca de 800 animales que se pueden observar muy de cerca.