Sin excusa: disfrutar del aire libre

Escaparse cada vez es más fácil. Complemento para convertir una salida en un momento ideal para disfrutar del aire libre

Cualquier momento es bueno para tomarse unos días y cortar con la rutina. Ésta premisa que parece difícil de cumplir está cada vez  más al alcance de la mano…o de nuestros tiempos.

En otras épocas, tomar el auto o un micro y fabricarse unos días o una miniescapada para descansar era casi parecido a organizar las vacaciones de fin de año y aquellos que tenían más suerte, el descanso de invierno.

Sin embargo, la tecnología aplicado al confort nos dio un aliciente inesperado. Así es que implementos que antes viajaban en el portaequipaje totalmente encordados transformando nuestro coche en una montaña que desafiaba las leyes de la física se rediseñan constantemente en pos de lograr aquello mismo que concibió Steve Jobs con las computadoras: que entre todo en una caja.

El tamaño importa! Cuanto más pequeño mejor

Hoy en día, parrillitas plegables, mesas de camping, conservadoras de frio cada vez son más “ajustables” a nuestro espacio, tanto así que no es raro encontrar quien lleve el asador nato a todos lados para disfrutar del aire libre.

Ya sea solo o en compañia, con la familia siempre dispuesta para recorrer los caminos, una parada al costado de la ruta es mucho más placentera que en otros años, o más precisamente mucho más cómoda.

No resulta raro encontrar verdaderos campamentos montados a la vera de la ruta, en una playa desierta o en cualquier lugarcito que nos desconecte del día a día.

Las sombrillas, gazebos, pérgolas o reposeras que decoran el jardín y que ahora son fácilmente transportables pueden también brindarnos un placentero descanso en un escenario natural con una vista que relaje nuestros sentidos.

La naturaleza lo ofrece, el cuerpo lo quiere, nuestra mente lo demanda, y el confort para disfrutar el momento está a nuestro alcance.